Blas Sanchez vive en la pedanía de La Paca (Lorca) y es un pionero en el cultivo de las aromáticas

Blas Sanchez pionero cultivo aromáticas, La Paca (Lorca)El romero o el tomillo fácilmente se encontraban en los montes murcianos pero la falta de agua ha hecho que casi hayan desaparecido. Los agricultores conocen el potencial de las aromáticas y por eso las han introducido al cultivo. Blas Sanchez vive en la pedanía de La Paca (Lorca) y es un pionero en el cultivo de estas plantas. Con 14 años emigró a Francia y allí vivió 15 años aprendiendo todo sobre las aromáticas para después volver a su pueblo y dedicarse a ello. Asegura que los comienzos fueron muy difíciles: “Me costó mucho dinero porque nunca recibí, ni he recibido, ninguna ayuda de la Administración. Algunas plantas tienen una duración de tres años pero en alguna ocasión en el primer año aparece un hongo y al no saber tratarlo he perdido toda la plantación”.

Caldera de destilación
Caldera de destilación

Las 30 hectáreas de Blas Sanchez le dan para cultivar romero, tomillo, lavandín, espliego, mejorana y orégano. Los aceites esenciales los consigue en sus calderas de toda vida aunque asegura que con mejores infraestructuras la producción sería mayor: “En Francia con una caldera destilan 10 toneladas mientras que aquí con una se destila una tonelada”.

En breve esté previsto que se forme una asociación de productores de aromáticas con lo que espera hacer más fuerza para conseguir ayudas y que el sector salga adelante. Sanchez explica que es un cultivo con futuro y que ya tiene su mercado: “En la actualidad hay mucha demanda de aceites esenciales en España, pero se están perdiendo otras salidas como la  planta fresca, cortada y envasada para consumo. En Sevilla y Almería ya envían la planta de esta manera que obtienen en invernaderos”.  Y es que el amplio abanico que ofrece el sector asegura un gran mercado. La planta en su fase final se puede emplear tanto al ámbito medicinal y farmacéutico; como al alimentario y al cosmético.

UN FUTURO PARA LAS TIERRAS ALTAS

Blas Sánchez trabajando en las aromáticas“Aquí en las Tierras Altas no podemos cultivar ni lechugas ni brócoli. No tenemos el clima ni el agua suficiente, pero las aromáticas necesitan poco agua y son rentables. Los lavandines en tierra de secano con una pluviometría de 300-400 litros al año obtienes rendimiento. Estamos hablando de un cultivo que ofrece mayor rendimiento que los cereales”.

Para este paquero este tipo de agricultura es una oportunidad para revivir los pueblos de las Tierras Altas. “Somos lorquinos pero no tenemos el apoyo del Ayuntamiento para que los jóvenes no se marchen. Si nos organizamos bien podemos sacar la rentabilidad de estos cultivos y hacer que los jóvenes tengan un futuro en estos pueblos”, comenta Blas Sanchez. Y lo que no se puede olvidar es que la Región de Murcia, y en especial las las Tierras Altas de Lorca, tiene unas condiciones climáticas privilegiadas para el cultivo de estas plantas.

Share this:
http://www.somoscampo.es/wp-content/uploads/2016/12/DSC_0026-1024x684.jpghttp://www.somoscampo.es/wp-content/uploads/2016/12/DSC_0026-150x150.jpgSomos CampoAgriculturaComunidadLorcaMundo RuralMunicipiosaceites esenciales,agricultura,aromáticas,La Paca,Lorca,romero,secano,tierras altas,tomilloBlas Sanchez vive en la pedanía de La Paca (Lorca) y es un pionero en el cultivo de las aromáticas El romero o el tomillo fácilmente se encontraban en los montes murcianos pero la falta de agua ha hecho que casi hayan desaparecido. Los agricultores conocen el potencial de las...Noticias del campo en Murcia